fbpx
  • 0
    El carrito está vacío

A lo largo de los Años 70 y principios de los 80, Íñigo y Javier Amézola, retomaron la Tradición vitícola de la familia al transformar las sesenta hectáreas heredadas de cereales en viñedos.

Cristina Downes, elabora en 2001 la primera añada de un vino, homenaje a uno de los fundadores, Íñigo Amézola. Se trata de un vino tinto elaborado a partir de la uva Tempranillo de la mejor parcela, San Quiles.

Ahora, María y Cristina continúan orgullosas al frente de la bodega que sus padres y su tío levantaron. Lo hacen en honor a su memoria promoviendo, con aires frescos y jóvenes, la tradición y la filosofía familiar.
“Vinos con sabor a familia”.