Iñigo Amezola Tinto 2010– 92 Puntos Parker

 Viña Amézola Crianza 2009– 90 Puntos Parker

Señorío Amezola Reserva 2007– 89 Puntos Parker

Iñigo Amézola Blanco 2010- 88 Puntos Parker 

Iñigo Amezola Tinto y Viña Amézola entran a formar parte de la prestigiosa lista Parker con los vinos de más de 90 puntos.

Esta puntuación atestigua la calidad de los vinos de la marca Amezola.

Luis Gutiérrez, que desde hace menos de un año colabora como catador para España con el afamado crítico norteamericano Robert Parker, ha otorgado 92 puntos a nuestro Iñigo Amezola Tinto 2010; 90 puntos a nuestro Viña Amézola, crianza, 2009; 89 puntos a nuestro Señorío Amézola 2007; y 88 puntos a nuestro Íñigo Amézola, Blanco fermentado en barrica, 2010. Con esta magnífica puntuación Bodegas Amézola de la Mora se ratifica como una de las bodegas más destacadas de Rioja.

 

Estas puntuaciones atestiguan y reafirman la calidad de los vinos de la marca Amezola. Elaborados con la asesoría del enólogo francés Georges Pauli y bajo la supervisión de las propietarias María y Cristina Amézola, las dos bodegueras más jóvenes de la D.O.Ca. Rioja, estos cuatro grandes vinos son una verdadera muestra líquida de los tesoros que encierran los pagos de Amézola de la Mora, situados en torno a la bodega en Torremontalbo.

Cabe destacar, además de la puntuación, los comentarios de Luis Gutiérrez con respecto a la evolución del Rioja. El crítico observa una nueva tendencia en la elaboración de los vinos donde cada vez se presta más atención a los viñedos y el terroir, favoreciendo así la obtención de una materia prima óptima para poder elaborar vinos de calidad. Desde sus inicios en Bodegas Amézola de la Mora hemos dado prioridad a la vid, y lo que ahora es moda en Rioja, en Amézola surge como parte primordial de la declaración de intenciones. Es por ello que seguimos el modelo de autoabastecimiento y nunca elaboramos nuestros vinos a partir de uvas foráneas.

Íñigo Amezola 2010 es un monovarietal de tempranillo que procede de la esmerada selección de uva con tres pasadas de la mimada Finca de San Quiles que se asoma al curso del río Najerilla a 500 metros de altitud. Su crianza se realiza durante 10 meses en barrica de roble francés y americano. Tiene un color cereza intenso. Múltiples aromas afrutados, destaca la cereza, y notas especiadas. Madera bien integrada con la fruta sobremadurada, mantiene la frescura. Sabroso y amplio. Largo retrogusto.

Viña Amézola, crianza, 2009 está elaborado a partir de la variedad Tempranillo, con un poco de Mazuelo y Graciano. Su crianza se realiza durante 15 meses en barricas francesas y americanas de tostado medio. Combina perfectamente la tradición con la modernidad, con notas de café con leche, frutas del bosque, caramelo y especias dulces. En el paladar, intensidad, sabores puros y limpios, y un toque de acidez que garantiza la crianza en botella durante años.

Señorío Amezola, Reserva, 2007 está elaborado a partir de la variedad Tempranillo y algo de Mazuelo y Graciano. Su crianza se realiza durante 22 meses en barricas francesas y americanas de tostado medio. Tiene un precioso color rojizo. En nariz es el ejemplo perfecto del Rioja tradicional: hojas de té, cuero, paprika, cereza. Intenso y rico en matices balsámicos y regalices. Suave y aterciopelado con taninos bien ensamblados. Sabroso y complejo. Muy elegante.

Íñigo Amézola, Blanco fermentado en barrica, 2010 está elaborado a partir de la selección de la mejor Viura de nuestras 4 hectáreas de uva blanca. Fermentado en barrica, su crianza se realiza durante 5 meses en barricas nuevas y de segundo año de roble francés. Notas de pera, plátano, hinojo, anís. Acidez penetrante, con sabores potentes y largo retrogusto